Secretos del cine : ‘Locos’ de Hollywood

Los locos de Hollywood

Hoy en ‘secretos del cine’ vamos a repasar, como viene siendo habitual, una lista sobre el 7º arte, esta vez sobre esos personajes, perturbados, que dan miedo hasta al mas machote…Esos personajes que aunque parezcan inofensivos esconden un turbio pasado o un fatal secreto. Esos que no pueden faltar en una buena película. Pero aunque la  realidad siempre supera a la ficción, aquí os traemos una amplia lista de trastornados, que si existen o existieran, serian ampliamente estudiados por psicólogos y psiquiatras de todo el mundo. Presentamos una lista de  personajes, cortesía del blog de cine de Terra.es, sumidos en los lugares más siniestros de la psicología humana. Unos auténticos perturbados de película. ¿Cuál os parece el más despreciable y retorcido? podéis comentarlo mas abajo y dejar vuestra opinión.

  • Maynard y Zed (Duane Whitaker y Peter Greene) en Pulp Fiction (1994).          En esta película plagada de personajes sin escrúpulos, la pareja formada por Maynard y Zed se llevan el premio a los más degenerados. Aficionados a la sodomía bondage, el dúo la toma con el bueno de Butch (Bruce Willis) y el temible mafioso Marcellus Wallace (Ving Rhames). El único misterio aquí es intentar aclarar cual de los dos está más perturbado: Zed, por ser el violador, o Maynard, por disfrutar como voyeur.
  • Bill Maplewood (Dylan Baker) en Happiness (1998). Con este cóctel de irreverencia e incorrección política, Todd Solondz dinamitó los cimientos de la bienpensante clase media norteamericana. En la cúspide de su teatro del horror suburbial, Solondz situó a Bill Maplewood, padre de familia por el día y despiadado pedófilo por las noches. Para echar a correr y no parar hasta que te den las piernas.
  • Casper (Justin Pierce) en Kids (1995).                 Otra película que sacudió a la sociedad yanki de los años 90. De entre el festival de trastadas adolescentes cometidas por los protagonistas del filme, no hay peores que las de Casper. ¿Ejemplos? El tipo bebe ponche de frutas de un tampón o viola a una chica borracha que ha perdido el conocimiento.
  • Jim Cunningham (Patrick Swayze) en Donnie Darko (2001). Uno de los últimos papeles a los que dio vida el gran Patrick Swayze… y uno de los mejores. El actor interpretaba a un gurú de la autoayuda que, en sus ratos libres, se dedicaba a coleccionar pornografía infantil. Queda claro que los directores americanos tienen sienten debilidad por el retrato de la hipocresía social.
  • Buffalo Bill (Ted Levine) en El silencio de los corderos (1991).                          Un clásico. Cuando se comenta este filme, todo el mundo suele recordar a Hannibal (Anthony Hopkins) y a Clarice (Jodie Foster); sin embargo, para muchos, la escena más perturbadora de la película es aquella en la que Buffalo Bill baila ante la cámara escondiendo el pene entre las piernas, imitando una vagina.
  • Sport (Harvey Keitel) en Taxi Driver (1976). Aquí se juntan tres factores: la gran habilidad como escritor de Paul Shrader, la majestuosa puesta en escena de Martin Scorsese y, finalmente, el talento interpretativo de Harvey Keitel, que interpreta con sibilina mala uva al implacable chulo de una jovencísima Jodie Foster. Probablemente, el más inmoral de los proxenetas fílmicos.
  • Sean Nokes (Kevin Bacon) en Sleepers (1996).   Para muchos, este personaje es la encarnación misma del concepto de “monstruo”. Abusar de unos chicos jóvenes es un crimen, pero hacerlo en el contexto de una desangelada prisión responde a una forma de perversidad que nuestra mente desearía que existiera únicamente en las peores ficciones.
  • Dino Velvet (Peter Stormare) en Asesinato en 8mm. (1999). Stormare parece un actor nacido para encarnar el mal. Sus rocosas facciones trazan un verdadero mapa de la locura y la perversión. En esta película protagonizada por Nicolas Cage, el bueno de Stormare da vida a un productor de snuff movies (películas en las que se tortura y asesina a gente) que se toma su trabajo muy en serio. Imposible pedir más.

Visto en Terra.es/ BlogsOficiales

Secretos del cine : ¿Original o Copia?

¿Idea Original o Copia?

Muchas veces se ha oído hablar de, que los guionistas de Hollywood están faltos de ideas, ya que copian, hacen remakes, o versiones de videojuegos. Bueno pues haciéndonos eco del blog de cine de Terra vamos a hacer una lista de las películas mas conocidas que se teme que son copias o bien por una extraña coincidencia, se parecen demasiado a otros ‘films’, capítulos de series o incluso a viedeojuegos. ¿Os resulta sorprendente? ¿Conocíais las fuentes originales? ¿Os parece todo casualidad o estamos ante copias deliberadas? Aqui destripamos estas cuestiones en el ‘Top 7’ de plagios :

7. Piratas del Caribe es sospechosamente similar al videojuego The Secret of Monkey Island.

El videojuego en cuestión apareció en 1990 y sigue las aventuras de un tal Guybrush Threepwood, un espadachín aventurero que debe reunir a una tripulación de piratas para rescatar a la mujer que ama. ¿Os suena familiar? Es la misma trama de Piratas del caribe, con la excepción de que el protagonista de la película se llama William Turner. Los dos personajes visten igual. En la película, la chica (Keira Knightley) es la hija del Gobernador, mientras en el Monkey Island ella es la Gobernadora. En la película, Elizabeth es secuestrada por una tropa de piratas fantasmas, igual que en el videojuego. En ambas historias aparecen zombis, caníbales, monos que cumplen el rol de mascota y, específicamente, una sacerdotisa negra que vive en medio de un pantano. El creador de Monkey Island, Ron Gubert, admite haberse inspirado en la atracción de Disneylandia que dio lugar a la saga de Piratas del Caribe; pero la clave del asunto está seguramente en un proyecto cancelado, en el año 2000, de hacer una película sobre el videojuego, con guión de Ted Elliot. Pues bien, años más tarde el mismo Elliot se ocupó de escribir el guión de Piratas del Caribe.

6. Matrix resulta que era un cómic : The Invisibles.

El cómic creado por Grant Morrison, trata básicamente sobre un grupo de individuos que luchan contra el ‘establichment‘ porque el poder guarda en secreto que la realidad es una ilusión. Sucede que el “mundo real” está dominado por una serie de demonios horribles con forma de insecto. Como en Matrix, estos terroristas pueden circular libremente entre la fantasía y lo real. La historia empieza cuando los Invisibles reclutan a un joven que, en un primer momento, no quiere saber nada del grupo, pero que luego acepta el hecho de que es una suerte de Mesías. A partir de ese momento, el chaval utiliza sus poderes para destruir a aquellos que controlan secretamente el mundo. La guinda del pastel la encontramos en el líder de los Invisibles: un tipo calvo, adepto a las gafas de sol y las chupas de cuero negro. Los Wachowski nunca han aceptado a Morrison como un referente esencial, pero lo invitaron a escribir una historia para su web. ¿Hay gato encerrado?

5. Black Swan era de animación y Manga (japonesa).

La protagonista de Perfect Blue, la película anime de Satoshi Kon, era una cantante pop en lugar de una bailarina de ballet, pero más allá de esos, el filme de Darren Aronofsky podría pasar perfectamente por un remake americano de la película japonesa. En ambas películas, la joven protagonista atraviesa un periodo de stress debido a las exigencias laborales. En un momento determinado, ambas empiezan a sentirse vigiladas por una doble que podría ser producto de su imaginación; y ambas sopechan que pueden haber matado a alguien. Aunque las tramas son muy parecidas, la clave está en los detalles. Hay escenas calcadas y además existe un claro antecedente. Aronofsky ya copió a Kon en Réquiem por un sueño, que contenía una escena tomada de Perfect Blue. De hecho, Aronofsky compró en el año 2000 los derechos de Perfect Blue. Aún así, el director de El luchador niega que el anime fuese el detonante para Black Swan.

4. El Star Trek de J.J. Abrams es sospechosamente parecida a La guerra de las galaxias.

Por lo general, el cine ha exprimido hasta la saciedad la figura del “tipo cualquiera” que se convierte en héroe salvador después de una gran aventura. El personaje puede llamarse Harry Potter, Frodo o Neo; pero en el caso de Luke Skywalker y el Capitán James Tiberius Kirk, los parecidos van más allá del simple arquetipo o modelo. Ambos fueron huérfanos cuyos padres eran grandes pilotos y que no aspiraban a otra cosa que conquistar el espacio a los mandos de una nave. Además, ambos tuvieron a un mentor mayor que los guió en su camino; ambos tienen a un par de colegas que sirven como recurso cómico y las primeras aventuras de ambos tienen que ver con la destrucción de un planeta aparentemente pacífico. Además, en la película de J.J. Abrams, incluso el villano, interpretado por Eric Bana, comparte un “parecido razonable” con Darth Maul, el villano del Episodio I de la saga de La guerra de las galaxias.

3. Wild Wild West es la copia de un episodio de Batman The Animated Series.

Hablamos concretamente de un episodio de 1995 titulado Showdown. Y para aquellos que se estén preguntando qué relación podrían tener un westernretrofuturista‘ con la serie animada de Batman, la respuesta es que Showdown no es tanto un episodio sino una suerte de flashbackspin-off centrado en la figura de Jonah Hex, el mismo personaje de la película de Josh Brolin. En el episodio, el villano de turno aspira a conquistar Estados Unidos atentando contra las obras de construcción de Primer Ferrocarril Transcontinental: justamente la trama central de Wild Wild West. En las dos películas hay una escena clave con una araña dorada y tanto los paisajes como los escenarios y personajes parecen calcados.

2. Terminator surgió de la combinación de historias de una serie de Harlan Ellison ‘Sci-Fi’.

Se trata de un trío de relatos futuristas. De hecho, casi se podría reproducir la historia de Terminator combinando sus premisas. En I Have No Mouth and I Must Scream, una forma de inteligencia artificial decide acabar con la humanidad. Los pocos supervivientes que quedan viven en un complejo bajo tierra, el único lugar habitable que queda. Luego, en Soldier, dos supersoldados de un mundo post-apocalíptico son enviados al pasado para ‘reelaborar’ la Historia. Por último en Demons With a Glass Hand, un hombre del futuro con una mano robótica es perseguido por criaturas que parecen humanas, pero no lo son. La historia se remata con una anécdota. En 1984, James Cameron dio una entrevista en la que confesaba haberse inspirado en relatos de Ellison. El escritor, ni corto ni perezoso, decidió denunciar a Cameron y consiguió que en los títulos de crédito del filme se agradeciera su contribución.

1. Reservoir Dogs era una película de ‘gagsters’ de Hong Kong.

En concreto, el filme City on Fire, producido en 1987 y protagonizado por Chow Yun-Fat. Ahora bien, decir que el cine de Tarantino está influenciado por películas asiáticas no es ninguna novedad. Pero, en este caso, los parecidos son asombrosos. Se diría que son la misma película: un grupo de ladrones decide robar un montón de diamantes bajo el amparo de un viejo criminal. Mientras roban la joyería, saltan las alarmas y uno de los ladrones mata a un empleado. La cosa se desmadra y la película termina con un tiroteo a varias bandas que remite al apoteósico y célebre final de la opera prima de Tarantino. Eso sí, el director de Pulp Fiction le dio su propio envoltorio a la historia llenándola de referencias a la cultura popular.

Visto en Terra.es/Blogs Oficiales